Contáctenos

Tierra de nadie

Y si me suicido…

Publicado hace

-

Y si me suicido sería una pregunta pertinente para los tiempos “del hoy y del presente” como dirían aquellos de las charlas motivacionales, ancestrales, angelicales y hasta tarotistas. Debo olvidar el pasado que tanto golpe me ha dado en las últimas lunas y pretender no pensar en el futuro que lo veo cada vez más incierto y sin entrada; sin entrada porque no puedo hablar de salidas cuando no he logrado verme pasar a un futuro mejor que este presente cuyo tiempo, a cada instante, me golpea como agua en roca erosionando, a paso de vencedores, mis ganas de seguir viviendo.

Muchos estarán leyendo mi carta de suicidio porque si hay algo que le gusta al ser humano es la muerte aunque digan que aman la vida. Se quedan pegados ante una mala noticia llena de sangre, llanto y dolor pero tan pocos son capaces de ver una buena obra robusta de alegría, risa y caricia. La venta debe ser alta y hoy haré muy única venta que valdrá por toda una vida; no para vivirla sino para esconderme del respirar que ya me cansa.

Hace días escuché de la boca de un diputado el relato de una madre que decidió suicidarse porque no consigue medicinas en la tal llamada Venezuela cuyo futuro muere en revolución y antes de seguir como un peso para su familia, prefirió morir y no mortificarlos por una pastilla que no se consigue. Valiente en quitarse la vida pero tan cobarde para afrontarla dirán algunos mientras otros pueden pensar que es muy cobarde por preferir morir antes de seguir luchando. Tantas interpretaciones que para entenderlas basta tener una bata azul de cordón en la espalda. Sí, de esas que dan frío y dejan al desnudo lo que más cuidaste por años para que al final nada ni eso valiera la pena. Ya entiendo porque algunos dicen que “la vida es un culo.” Tanto lo cuidaste y al final allí está, a la intemperie, frío y tembloroso. Nunca dejé que nadie me lo pateara pero esta enfermedad se encargó de destruirme por completo a tal punto que hoy mi vida me importa eso, un culo devaluado.

Tengo que confesarlo hoy, lo pensé mucho, pasé años guardando silencio y sonriendo pero sintiéndome mal. Guardando las apariencias por el “qué dirán” o anhelando que cada cosa que me decían los médicos fuera verdad y se cumpliera mi salvación aunque por un milagro. Los veía trabajar en mi aunque la anestesia era fuerte. Entre sueños escuchaba lo que decían y muy poco correspondía a lo que me explicaban cuando estaba despierto. Anestesiado oía la sinceridad para no recordarla; despierto exclamaban esperanza, “de esta saldremos juntos” sonaban en mis oídos hasta erizar mi piel. Me llenaban de esperanza y me sentía vivo pero ese alimento no era alimento; era una levadura que me saciaba cuando por dentro estaba vacío. Me engordaban de mentiras, de discursos emulando a políticos populistas o utópicos mientras mi gula los dejaba entrar para satisfacerme de lo que quería escuchar tratando de desconocer mi realidad.

Sí, estoy enfermo y nadie lo sabía hasta ahora y capaz, luego de leer mi carta de despedida, darme un comentario de esperanza y lucha en Facebook o un RT por Twitter, me olvidarán. Luego me verán en las páginas de algunos medios anunciando mi suicidio o abriendo los noticieros internacionales. Al otro día vendrá un nuevo terremoto, otra explosión petrolera, un recurrente debate o el video más viral del momento en Youtube y yo pasaré a la historia porque de mi se olvidarán. Me lo decía un hermano, “si renuncias, en una semana nadie hablará de ti” y yo le respondí: prefiero que no hablen de mi dentro de una semana a vivir toda una vida de humillación.” Bueno, algo así me pasa ahora.

Quiero irme y huir pero no puedo, estas raíces no me dejan desprenderme; tampoco tengo a dónde ir… Desesperación! 

Si a nadie le importé, qué carajo le voy a importar a alguien después de muerto. La vida del padre, la madre, el hermano o la hermana y hasta la del perro o pareja continuarán aunque la mía haya finalizado.

Malditos egoístas que se olvidaron de mi, los que me llegaron a conocer, los que me vivieron, los que me dieron la espalda cuando, por mi enfermedad perdí mi trabajo y me embargaron hasta las ruedas con las que andaba. Postrado estoy y de lo que te di no esperaba que me lo devolvieras o retribuyeras pero… ¿olvido?….

Eso nunca lo esperaba y sí, sangro por la herida y a quien le caiga le chupa pero ya que moriré, por lo menos lo haré por cuenta propia y no por este veneno que llevé por mucho tiempo en mis venas ya secas que impiden generar luz para existir. Mi cuerpo está árido y mi alma corrompida por odio, rencor, venganza, dolor y sobre todo, indiferencia. Uno que otro me tira “la liga” pero me siento lejos de mi familia; la desesperación de no tener ingresos me angustia y depender de otros para que luego me lo saque en cara y le deba hasta el caminado es tan frustrante…

Sigo sumando y decidí suicidarme pero todo tuvo su principio

Hace unos años me diagnosticaron una terrible enfermedad y si quieren lo llaman cáncer. Un tumor apareció cual verruga sobre mi frente y no le paré. Poco a poco fue creciendo y es que nunca usé bloqueador ni cremas porque, la verdad, nunca creí que enfermaría de algo así.

Era saludable, fornido, trabajador, próspero y hasta las madres de mis amigos me comparaban con sus hijos esperando que fueran como yo. Qué buen muchacho decían y yo con la frente en alto siempre. Novias y amigas con derecho tenía en cada puerto y aeropuerto y no me importaba si eran interesadas, total, yo también las degustaba cuando las necesitaba para satisfacer mis apetencias personales. Claro, ellas llevaban mi billetera y tarde me di cuenta que también se llevaban mi dignidad.

Licor, Comida, Viajes, Autos y motos además de sexo sin amor iban llenando mi ego pero también sus bolsillos. Prostitutas ellas a las que les pagaba por amarme o Puta yo que pagaba para que me amaran.

Tarde me di cuenta creyendo que disfrutaba mi vida plena y que sería para siempre. Y repito “tarde me di cuenta” no por mala redacción sino porque me arrepiento tanto de haberme dado cuenta tan tarde de que “tarde me di cuenta.”

Mientras llevaba esa vida de complacencias y no musicales, el tumor iba creciendo y millones de células malignas aceleradas me carcomían cada músculo dejándome débil mientras las buenas buscaban refugio antes de ser asesinadas. Muchas lograron escapar a otros cuerpos en cada relación que tuve y supongo que todavía tratan de adaptarse al ritmo de los ajenos. Yo voy caminando cuando antes corría. Me apoyo cuando antes empujaba. Gateo cuando trotaba. Me arrastro cuando antes levantaba a quien estaba en el suelo. Tumor del coño que me consume y en vez de vivir ahora padezco.

Ahí vendrán nuevamente a decirme, no lo hagas que te vamos a ayudar a salir de esta. Haremos un Teletón por VTV y RCTV, compraremos las mejores medicinas y tratamientos para esa quimioterapia. No desmayes que tenemos a los mejores especialistas en nuestras clínicas más reconocidas y a la hora que sea iremos caminando o en taxi, en ambulancia o en carro hasta donde tengamos que ir para curarte. Si no se puede aquí viajaremos a otro lado y con nuestro seguro médico pagaremos lo que se tenga que pagar.Por favor no abandones esta lucha que todos seguiremos adelante contigo y por ti unidos sin importar las peleas que tuve con mi hermano o los gritos que le pegué a la prima. Espera y voy por ti…. Bla bla bla…

No les creo manada de egoístas que me quieren salvar cuando ya es tarde y no quiero vivir. Cada uno de ustedes me cobraron hasta la última gota de agua que me dieron, me quitaron el pequeño rincón de tierra que tenía guardado para mi vejez. Me expropiaron mi presente y me dejaron sin futuro y esperan que ahora les crea porque vienen con discursos sacados de un “pare de sufrir.” No y no, ustedes sólo quieren más de mi sin darme nada. Ya lo dijo Kennedy sobre no te preguntes que podrá hacer tu país por ti sino que harás tú por tu país y yo no seré un país pero era su familia y me dejaron cuando no les pude dar más. Ya es tarde y por eso no quiero vivir.

Jaja… Realmente me darás medicina cuando no se consigue una inyección. De verdad me llevarás a la hora que sea a una clínica que no tiene insumos para atenderme y donde lo más seguro es un atraco antes de llegar a emergencia. En serio me llevarás al exterior si no hay dólares y el seguro médico es impagable… Estás seguro?

Mejor dame con unas ramas en la cabeza y me traes a Telesur para que lo transmita. Échame alguna esencia y fúmate este tabaco pero eso sí, cierra los ojos y espera que te caiga la lluvia para que levantes la cara y parezcas actriz porno de baja calidad queriendo despertar sentimientos de amor y deseo cuando lo que me inspirarás es burla, impotencia y rabia.  Estoy enfermo y no tengo cura porque para vivir debo volver a nacer.

Por eso decidí suicidarme y no esperen herencia de mi porque todo lo perdíy lo que tenía, ustedes se lo tragaron, untaron, derrocharon, despilfarraron y robaron.

Soy un barco del que todos hacían su crucero pero cual Titanic, también tiene ratas y ahora me abandonan. No hablo de quienes escapan del mal sino de quienes me consumieron y pretenden mutar sobre mi piel aunque esté muerto.

Mientras escribo mi despedida siento frío y nostalgia por lo que alguna vez fui. Afuera llueve a cántaros y veo la contradicción de mi vida cuando mis torrentes están secos mientras en las calles se desborda la ineficacia. A la par mis lágrimas corren y puntadas de dolor siento en el rostro porque este cáncer violento se volvió a despertar y me reclama más de mi cuando nada más de mi hay.

Me consumo porque me consumen y el olor a cloaca llega cuando esperaba flores. Bajo las escaleras del pedestal donde creí estar para tocar más de cerca mi realidad. En el sótano el agua me llega al cuello pero sigo caminando, abro la ventana donde me veo por debajo de todos y el agua sucia de este aguacero entra como lo hizo una vez sobre La Guaira. Lágrima e inundación es unión y lástima que sólo así la logré.

No puedo irme sin darle las gracias a quienes me rechazaron, a quienes me hicieron bulliyng y a los que no me apoyaron en mis iniciativas y las cambiaron por otras. A quienes me estafaron, engañaron, golpearon, insultaron, dieron la espalda y olvidaron. Al que me utilizó y se aprovechó…. A todos, mil gracias!

Cierro los ojos… Siento miedo. Me arrepiento pero ya me estoy ahogando sin fuerzas para nadar y muero en soledad donde nadie me escuchará. Como la historia, únicamente leerán e interpretarán mi muerte como al gobierno de turno le convenga y al tombo que llegue a recogerme le parezca.

Dirán que es porque quise morir así pero mientras pierdo la noción me pregunto si realmente es mi suicidio o se trata de un homicidio del que soy víctima….

 

Hasta quién sabe cuándo…
                                                     Atte, ….VENEZUELA

Con más de 18 años de experiencia en los medios de comunicación, ha tenido la oportunidad de desarrollarse en diferentes facetas que van desde lo técnico hasta lo editorial. CMTTV, Globovisión, Unión Radio Noticias, NTN24 y como Freelance para varios medios internacionales, forman parte de las empresas donde ha trabajado. Entre las funciones que ha desempeñado están las de presentador y Anchor de programas en vivo y grabados, reportería en sucesos internacionales de carácter político y electoral, dirección de contenido, jefatura de emisiones en directo para informativos, secciones de opinión, editor web y videógrafo tanto en el papel de camarógrafo como en el de editor de audio y vídeo. En contraste a las coberturas del debate democrático, también estuvo en hechos con alto riesgo para el trabajo de la prensa como el golpe de Estado en Honduras, las manifestaciones populares en Venezuela entre el 2003 y 2007, el terremoto en Chile y México o el brote de cólera en Haití además de trabajos especiales con disidentes cubanos en la propia Habana entre otras asignaciones.

Continúa Leyendo
Haga click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tierra de nadie

En Venezuela el gobierno sigue contando votos e inflando resultados

Publicado hace

-

La hiperinflación que acogota a los venezolanos, y que no tiene solución a corto ni mediano plazo, ha sido trasladada a los resultados electorales de los comicios del domingo 20 de mayo, pues no conciben los estrategas del régimen que con la distribución de 16 millones de carnés de la patria y la inscripción de 10 millones de militantes en el partido único de esa revolución, apenas hayan obtenido, según las dudosas cifras oficialistas, poco más de 5 millones de votos.

Los numeritos que milagrosamente, a las 10 de la noche, ofreció Laobscena como primer boletín causaron escozor en el comando de patrañas porque estaban muy por debajo de los prometidos por el comandante Clap y de los contabilizados por el coordinador de los bonos patrióticos. Los 5 millones y algo era muy poco para los 10 millones mínimo que pedía el gorila colombo-venezolano y fue necesario que apareciera gorgojito rodríguez para emitir el segundo boletín que lo acercara a los más de 8 millones que la prostituyente, dijo Samarmátic, amasó tramposamente.

Según el primer boletín de Laobscena, el candidato-pestilente obtuvo 5 millones 823 mil 728 de votos, Henrí Falcón 1 millón 820 mil 552, Javier Bertucci, 925 mil 042 y Reinaldo Quijada 34 mil 614 votos; poco después sale la malandra Diablita con el segundo reporte donde el pestilente-candidato aumentó a 6 millones y pico largo que en cualquier momento se elevarán a 9 millones y un pelín porque a los seguidores del mangatario no los dejó votar la derecha apátrida.

La hiperinflación se le aplicará a la votación del gobierno porque, aunque no hubo gente votando, en el cangrejo electoral siguen contando votos; no se conocen las cifras que en su totalidad arrojaron las fraudulentas elecciones, pero los oficialistas enchufados allí no han terminado el conteo ni el reconteo de los sufragios hasta que no busquen la manera, y gorgojito la encontrará, de recopilarle la cantidad de votos que él quiere para salir ante el mundo, ante la comunidad internacional, a estrujar en sus caras los resultados de la “limpia” y “tramparenete” jornada que cumplió el pueblo para su amada revolución.

Solas estaban las calles en todo el país y vacíos lucían los centros electorales; en los “puntos rojos” no hallaban cómo hacer para sabanear y naricear a los beneficiarios de los bonos y las bolsas de comida que se negaban a participar en el bochornoso espectáculo previsto por la oposición, pero las máquinas procesaron votos pre-programados para dar lecciones a los países que critican el sistema electoral venezolano, “el mejor y más limpio del mundo”, y enseñarles a cómo un pueblo enfermo, desmirriado económicamente, sin transporte colectivo ni dinero en efectivo, que se muere de hambre y de necesidades, vota masivamente por su revolución, por su socialismo.

El ensayo de la oposición, ese ejercicio de abstención inducida y la práctica del voto aventura emprendido por otro sector de la misma oposición, deben dejar lecturas y lecciones a estudiar en los próximos días, aprenderlas y enseñarlas repetidamente para no caer nuevamente en los errores que han permitido la eterna duración de un gobierno muy malo y una oposición peor que peor, pésima, que aparentemente desea perpetuarse en la acera de enfrente como mero espectador, sin mover una paja ni hacer nada por acceder a los cambios que urgentemente requieren la república y sus republicanos.

Continúa Leyendo

Tierra de nadie

Venezuela no aguanta más ilegalidad

Publicado hace

-

El Justiciero

Muchos recordarán al presidente Hugo Chávez, cuando con un pito en su boca, soplaba y provocaba el ruido del silbato y luego mencionaba los nombres de los trabajadores de PDVSA que iba a despedir. Este acto fue televisado en su programa Aló Presidente que transmitía Venezolana de Televisión.

Aquellos trabajadores fueron botados a través de una pantalla de televisión y hasta hoy, no cobraron sus prestaciones sociales. Un acto irresponsable y que no se le hace a ningún trabajador, todo por protestar su desacuerdo con la política gubernamental.

Mutaba y afloraba el centauro socialista.

Luego vino la primera expropiación, aquella del hato La Marqueseña, Venezuela comenzó a respirar y a vivir de cerca la ilegalidad de las acciones políticas rojas en el campo, que no podían ser alcanzadas simplemente porque las ideas que se querían llevar a hechos colindaban con las leyes. Se hablaba de latifundistas y al final lo que más tienen tierras son revolucionarios. Año 2006, era el preámbulo de la debacle productiva del país. 11 años y 5 meses después hay hambruna en Venezuela.

En 2007, Chávez creyéndose dueño del país, el que según él ya no era patio trasero de “los yankees”, pero que se convirtió en el suyo, cerró el medio de comunicación de mayor tradición en Venezuela, RCTV. Hubo protestas, las que encabezaba Ricardo Sánchez hoy administrador del fulano Petro, y luego vino la reforma a la constitución. Claro ya le quedaba pequeña al monaguillo de Sabaneta.

No lo logró. Fue su “única” derrota, aunque ahora hasta uno pudiera dudar, después de todo lo que ha avalado Tibisay Lucena, pero a lugar de cuentas, no lo logró. Sin embargo, todo lo que planteó en esa reforma que rechazo el ciudadano, Chávez la fue incrustando mediante decreto, torciendo la voluntad popular. La camisa de fuerza de la legalidad era un estorbo.

Después vinieron infinidades de expropiaciones en el campo, en la fábrica o en la industria. Nada de lo expropiado, hoy, funciona. Qué produce La Marqueseña o la finca de Diego Arria por nombrar dos, nada. Quedó mucha gente sin empleo, eso sí.

Owens Illinois la expropiaron, el Estado la tomó y no se produjo una botella más. Pero si recorres el país vía terrestre, en el camino podrías conseguir galpones y galpones donde se construiría algo “potencia”. Algunos todavía conservan pintura roja, roída pero se lee la palabra socialismo, un tatuaje imposible de borrar.

Pero todo está cerrado, derrumbado, sin techo, clausurado. Algo que parecía un país, fue sepultado.

Crearon una empresa de aviación, porque era prioridad, para que “el pueblo” pudiera viajar en avión. Se convirtió en la empresa de mayores incidentes de seguridad aérea en el país, hasta que al final se le estrellaron dos aeronaves, una en Latacunga, Ecuador (2008), con tres tripulantes que fallecieron, y otro en Puerto Ordaz donde murieron 17 personas. El avión se les cayó por incapaces e ineficientes. Nunca me desmintieron sobre las causas del siniestro.

No sólo no pudieron administrar su aerolínea, sino, que han hecho quebrar a otras por la deuda astronómica que tienen con ellas, y porque inventaron regulaciones sobre el precio de los boletos y obligaron a las empresas a trabajar a pérdidas. Se pelearon con medio mundo, la inseguridad en Venezuela ha puesto su granito de arena para que las empresas dejen de volar hacia el país. Hoy estamos cada día más desconectados del mundo vía aérea.

Las calles de Caracas están desiertas. En las horas pico no hay colas en las arterias viales. La autopista Francisco Fajardo parece la de los años 80 o 90, pero no por estar en buenas condiciones, sino, porque no hay tráfico producto de que hay menos vehículos circulando, sencillamente porque no hay repuestos o autopartes. Nadie con lo que gana puede comprar un caucho o un litro de aceite.

No aceptaron hace algunos años el plan “Pico y Placa” que quiso implementar Henrique Capriles. Es que ellos tenían pensado otra mejor idea para acabar con las colas de la capital y de otras ciudades congestionadas. La desidia.

Y todavía dicen el domingo, bien tempranito eso si, como nunca, que Nicolás Maduro sacó más de 6 millones de votos, cuando el país atraviesa la peor crisis económica de su historia? Eso no lo cree nadie. Las calles del país estaban desoladas, nadie salió a votar, ni sus partidarios con todos los chantajes bajos que les hicieron, amenazas de botarlos del trabajo, de no entregarle la caja de comida, eso sí, llenas de animales como describió la fuerza pública de Colombia, ni ellos salieron, ni la maravillosa maquinaria y las ubchs, ni las achchs, ni las patrullas o las patrullitas, remolcaron a nadie. La gente se cansó.

Que se cristalizó el domingo? El resultados de tantos años de impunidad, de desapego a las leyes, de irregularidades, de arbitrariedades, de bajezas, de inmoralidad desde el poder. Llegó el momento del, no me importa nada, hagámoslo o nos quitan el poder, aún con una oposición dividida pero, bien hambrienta de poder. Cosa que tampoco gusta a mucho, porque podría ser más de lo mismo con otros ribetes. El gobierno no está viendo por el retrovisor para seguir en su estado forajido.

Un país no tiene ninguna perspectiva de crecimiento si quienes gobiernan o quienes conviven en un mismo Estado, no respetan el acuerdo social que significan las leyes bajo el paraguas constitucional. Durante 20 años Venezuela ha soportado los embates de un caudillo primero, y de un séquito de gorilas sin almas después, pero, ya no aguanta más. Su gente se muere, sus niños se fallecen y con ellos el futuro.

Nota: No es que el caudillo tuviera alma

Saben que fue lo primero que hizo Tarek William Saab cuando llegó a la Fiscalía y encontró resistencia de algunos fiscales para cometer barbaridades, y con esto concluyo, buscó a un juez de esos de los guisos, de las tribus, y les solicitó prohibición de salida del país a todos los fiscales con competencia nacional. Debo aclarar que hasta los magistrados de las tribus tuvieron más decoro que el Fiscal General de la ANC, y no firmaron esas medidas de coacción. Como hizo Tarek, estará en su conciencia, pero esos fiscales no pueden salir de Venezuela.

Continúa Leyendo

Tierra de nadie

En Venezuela empieza repartición de culpas en medio de una tragedia

Publicado hace

-

Luego de mirar lo que se ha visto y otear lo que se observa en los diferentes centros de votación a lo largo y ancho del territorio nacional, los venezolanos inician un proceso de repartición de culpas por el resultado de las elecciones presidenciales efectuadas este domingo 20 de mayo, cuando la gran ganadora, al parecer, es la señora abstención, una protagonista muy pocas veces vista en comicios de estas características, donde la idea era elegir, entre tres visibles aspirantes, al presidente de Venezuela durante los próximos seis años.

Se puede decir que entre ir a votar y quedarse en casa, la población estaba mitad-mitad; unos convencidos de votar, pensando en salidas electorales a la crisis humanitaria que los acogota, y otros hartos de promesas de lado y lado, sin ver soluciones a su cada vez más mermada esperanza de que el gobierno pudiera salir con votos o con la mediación de la llamada comunidad internacional que mira, habla y no actúa conforme el pensamiento del concierto de naciones que pujan para que sean democráticos los gobiernos que surjan y se mantengan en el continente americano.

Vista la baja presencia de personas en los centros de votación, aún unos rogaban que saliera la avalancha a votar para inflar la participación de votantes y otros imploraban que la gente siguiera en su casa para desenmascarar a un gobierno que ya no necesita de careta para disfrazar su talante continuista y autoritario, que comete fraude y más fraude con el fin de perpetuarse en el poder.

La “Leticia Mudarra” sola totalmente. (Foto Alejandro Núñez)

El consabido “yo te lo dije” será la frase más utilizada, pues en situaciones como éstas nadie quiere dar su brazo a torcer y siempre querrá tener la razón porque su postura es la que más se acerca a la verdad, lo que demuestra la avidez de liderazgo que existe entre la gente que conoce de cerca la democracia y la libertad que, sin embargo, en los últimos 26 años se ha deteriorado tanto que no se sabe qué ocurrirá el día después, las semanas, meses y años posteriores.

No se trata sólo de que un gobierno y parte de la oposición luchen por el poder político, sino que se juega el destino de la patria ante una revolución agotada y sin aparente liderazgo de relevo que impida la descapitalización del país, no sólo en sus recursos naturales y reservas monetarias, sino en su capital humano, ya que la crisis genera la huida intempestiva de jóvenes y no tan jóvenes profesionales que no soportan su hambre ni la de su familia, mientras la gente sigue jugando a la ruleta de las elecciones y sus resultados como manera de entretenimiento y diversión hasta que Dios meta su mano poderosa.

Poca gente buscándose en la “Jacob Pérez Carballo”. (Foto Alejandro Núñez)

Este importante proceso electoral del 20 de mayo no se afrontó con la seriedad que se requiere en un país que necesita que sus líderes y dirigentes se sienten a negociar con los sectores involucrados y comprometidos con el futuro de la patria, pues lo que ocurre no es cualquier tontería; es una amarga crisis que cada día se acentúa más y ya se ve claramente que no hay voluntad política por parte del gobierno ni de la oposición para enfrentarla y darle respuestas al pueblo venezolano y a la comunidad internacional preocupada por lo que aquí sucede.

No pueden estar repartiéndose las culpas del fracaso y de la derrota electoral que es el fracaso y la derrota de un pueblo que tiene sed y hambre de alimentos para conservar su salud, sino que tiene sed y hambre de justicia para preservar su democracia y su libertad, pensando en las generaciones futuras de un país que como Venezuela es considerado el más rico del planeta, no por la gran cantidad de recursos que tiene bajo y sobre su suelo, sino que siempre ha repartido y exportado generosidad, conocimiento y sabiduría alrededor del mundo.

Es justo poner en práctica el pensamiento, la palabra de Simón Bolívar acerca de “moral y luces son nuestras primeras necesidades” y lograr cuanto antes la unión de todos “o la anarquía os devorará”. Y es eso lo que pasa; estamos devorándonos unos con otros y siempre sonriendo como si la tragedia afectará sólo a unos pocos y no a todos, porque irse o quedarse será siempre un destino trágico que debemos evitar cuanto antes y a toda costa.

Continúa Leyendo

Así lo escuchó

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte al laboratoriomediatico y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Venezuela

México

Opiniones

Estados Unidos

Síguenos en Twitter

Facebook

Lo más Leído

Derechos Reservados © 2017 Laboratoriomediatico.com

Slide backgroundSlide thumbnail
Escucha nuestra Sala Radio

ELECCIONES REGIONALES

VENEZUELA 2017

Beats Solo2

199

LUXE RED

Beats Pro

399

INFINITE BLACK

Beats Pro headphones allow you take sound seriously. That means you're hearing music the way it was originally heard by the artist in the studio. Beats Pro are made of steel and aluminum, giving you an interior sound platform more solid than most. That’s why you’ll feel the kind of bass that resonates deep in your chest when you play your music.

A %d blogueros les gusta esto: